Historia

/Historia
Historia 2017-11-10T15:34:59+00:00

Historia del Santuario

El Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Des Plaines, Illinois, comenzó con origines muy humildes.

En 1987, el Sr. Joaquín Martínez adquirió una estatua de la Virgen de Guadalupe durante una visita a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en México.  Cuando la estatua llego a Chicago, el Sr. Martinez y un grupo de feligreses llamados “Amigos de Nuestra Señora de Guadalupe” decidieron comenzar una misión por la cual la imagen empezó su peregrinación a varias parroquias y casas de familia para fomentar la devoción Guadalupana en Chicago.

Al iniciar esta misión, que coincidió con el Año Mariano proclamado por el Papa Juan Pablo II, el padre Robert Harne bendijo la estatua durante una Misa que se celebró al aire libre en Lake Opeka Park el 14 de junio, 1987.

En junio 1988, en busca de un lugar permanente para la veneración de la imagen peregrina de Nuestra Señora de Guadalupe, el padre John P. Smyth, Presidente de Maryville Academy, le dio la bienvenida a la imagen y a sus fieles devotos.  El 4 de julio de 1988, la imagen fue entregada a Maryville Academy con la bendición del Mons. Placido Rodríguez, O.C.M, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Chicago.

El 12 de diciembre de 1995, los sacerdotes P. John Smyth, P. David Ryan y P. Rafael Orozco inauguraron la construcción del Cerrito al aire libre—el área devocional principal para la veneración de la Virgen de Guadalupe.

El 24 de noviembre de 1996, se recibió una réplica digital de la imagen original de la Virgen de Guadalup—la primera en salir oficialmente de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en México a tierras extranjeras. El padre José Quintana, sacerdote de la Diócesis de Gran Rapids (Michigan) y gran devoto de la Virgen de Guadalupe, acompaño al pueblo en recibir la imagen.

En junio de 1997, el Monseñor Esteban Martínez, Rector de la Basílica de Guadalupe, y el Coro de la Basílica, estuvieron presentes para bendecir y nombrar este lugar como el “Cerrito del Tepeyac de Chicago.” Durante la ceremonia, Mons. Martínez vertió una porción de tierra traída desde el Cerro del Tepeyac en la Ciudad de México, y también bendijo y entronizo la réplica de la Virgen en el nuevo Cerrito.  Esta significativa visita consolido una relación entre este recinto y la Basílica de México otorgándole la facultad de ser aquí un lugar donde los peregrinos quienes hacen una manda a Nuestra Señora de Guadalupe puedan cumplirlas como si fueran presentadas en la Basílica de México.

En el año 2001, una réplica de la famosa escultura en la Basílica, conocida como “La Ofrenda” por el escultor AGD Mendoza, fue traída al Cerrito y bendecida solemnemente por el Mons. John R. Manz, Obispo Auxiliar de Chicago. Las dimensiones de estas estatuas de bronce son: La estatua de la Virgen de Guadalupe mide 3.7 metros de altura y pesa 998 kg, y la estatua de San Juan Diego mide 1.8 metros de altura y pesa 363 kg.

En el año 2008, el Rev. Miguel Martínez Figueroa fue asignado como el primer Director del Cerrito del Tepeyac en Des Plaines. Durante ese mismo año se añadió al Cerrito una gran escultura en forma de crucifijo nombrada “La Cruz del Apostolado”, símbolo recibida por la gran mística mexicana, Concepción Cabrera de Armida, y formadora de la espiritualidad de los Misioneros del Espíritu Santo. El 3 de mayo del mismo año, el Mons. Gustavo Garcia Siller MSpS., Obispo Auxiliar de Chicago, bendijo la cruz. En ese mismo año (3 de septiembre) el señor Cardenal Francis George O.M.I asigno 62.5 acres del terreno de Maryville para establecer formalmente el proyecto del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

No fue hasta el día 1 de enero del 2013 que el Señor Cardenal Francis George declaró canónicamente que el “Cerrito del Tepeyac” será conocido y establecido formalmente como el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe y nombró al Rev. Marco Mercado como su primer Rector. El padre Marco laboró enérgicamente para reparar y hacer más accesibles las instalaciones dedicadas al Santuario. Bajo su administración, comenzaron los primeros pasos de elaborar un plan estratégico de desarrollo y elevó el perfil del Santuario en ser el recinto Guadalupano más visitado en todo los EEUU y segundo a la Basílica de Guadalupe en México.

En el año 2014, el Papa Francisco nombró como el noveno Arzobispo de Chicago al Mons. Blase J. Cupich y en el día 12 de diciembre del 2015, celebró por primera vez en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe su solemnidad. Durante esa solemnidad, más de 350 mil peregrinos visitaron al Santuario de Guadalupe para darle tributo y veneración a la Madre de Dios. Los medios de comunicación llevaron el mensaje Guadalupano por todo el país gracias a la manifestación de fe y entrega de nuestro pueblo inmigrante y devotos de la Señora del Tepeyac.

El 1 de marzo del 2016, hubo cambios en administración y el Muy Rev. Esequiel Sanchez fue nombrado como el nuevo Rector del Santuario, cuyo cargo actualmente desempeña. El padre Sanchez llega al Santuario con más de 20 años de vida sacerdotal y experiencia en ministerio pastoral. Al inmediato de su llegar, comenzó su labor tomando la rienda de los proyectos establecidos por el padre Mercado y los líderes del Consejo Financiero y el Consejo Pastoral del Santuario. Elaboró en nuevo diseño para la nueva capilla dedicada a San José donde más de 1.000 feligreses podrán celebrar la Eucaristía, en particular durante los meses inclementes del invierno.  Esto son los inicios del desarrollo del terreno que es el Santuario de Guadalupe. Las habilidades del padre Sanchez y su experiencia en al área de administración y pastoral han ayudado los esfuerzos y el ministerio del Santuario llegar a más personas que consideren este santo recinto como verdaderamente de ellos.

La historia del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe es joven e invitamos a todos los peregrinos a ser parte de esta historia viva que proclama la fe en nuestro Señor Jesucristo y la honra de nuestra Señora de Guadalupe.

Powered by AmericanEagle.com