Solemnidad de la Santisima Trinidad

Solemnidad de la Santisima Trinidad

Estimados amigos en Cristo:

Hoy celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad, día donde todos somos invitados a reflexionar sobre la realidad de Dios en nuestras vidas. No obstante, al prepararme para compartir esta reflexión, me perturba un poco en contemplar que la audiencia con quien comparto esta reflexión suele ser reducida. Es decir, según las estadísticas en los EEUU, hay menos personas asistiendo a la santa misa, nutre su fe y relación con Dios o se preocupa de su condición espiritual, haciendo una explicación de la Santísima Trinidad superfluo.

Según una encuesta de Gallop, menso de 4 en 10 católicos asisten a la misa semanalmente, tendencia que, en los últimos diez años, ha estado creciendo. Al escuchar innumerables padres de familia y abuelos expresar su descontento y confusión sobre el por qué dos generaciones de católicos han abandonado la fe, deseo ofrecer algunas razones, aceptadas por autores en la materia, que puede ayudarnos entender la razón por el abandono de la fe en los jóvenes.

1. Relativismo Moral. Por los últimos cuarenta años nuestra sociedad ha abandonado en la creencia de verdades absolutas. La filosofía de «Todo depende» suele ser empleada para justificar lo que sea sin considerar el costo o el impacto de los hechos en la vida de los demás.

2. Inmadurez Generacional. Como consecuencia del relativismo moral, nace una forma de inmadurez que es el negarse de tomar responsabilidad por las decisiones y hechos que uno hace. Se enfatiza el dicho «hagas lo que sientes» en vez de «hacer lo que es correcto.» El abandono de relaciones tradicionales entre hombres y mujeres e instituciones nace de la indiferencia moral que exalta el no necesitar de nadie o no necesitar de aprender de los antepasados.

3. Perdida de lo Sagrado. Pienso que es ingenuo no notar que, desde el Segundo Concilio Vaticano que se llevó acabo en los años 60s, los católicos se han sentido algo incomodos con la experimentación, modificación y abandono de muchas creencias, actitudes, prácticas y tradiciones de la fe dejando la generación sucesiva con mucho menos para depositar su confianza y dedicación en creencias fundamentales que la Iglesia profesa.

4. Confusión Religioso e Inseguridad Institucional. No cabe duda de que la crisis provocada por los escándalos del clero ha dañado la credibilidad de la Iglesia. El liderazgo de los jerarcas solía ser pobre en su fuerza y en su claridad de la doctrina que eran obligados a defender. Esta inseguridad de liderazgo carece de convicción moral y claridad evangélica para poder inspirar a las generaciones sucesivas en aceptar la fe y sus prácticas.

Al contemplar la solemnidad de la Santísima Trinidad, tomo en cuenta que la fe que hoy gozo se me llego por una Iglesia que ha sufrido y sigue sufriendo por ella. ¿Seremos la generación que, por razón de comodidades, abandonaremos la santa fe? Si es así, que Dios nos tenga misericordia.

Holy Trinity

2018-05-28T11:59:35+00:00

Leave A Comment

Powered by AmericanEagle.com